¿El rol del trabajador social, tiene carácter educativo?

Para llegar a responder esta pregunta, hemos realizado un análisis de las competencias básicas, generales y especificas  que debemos de haber desarrollado una vez finalizado el grado de trabajo social.

Al analizar las competencias nos damos cuenta que muchas tienen una carácter educativo. A continuación vamos a destacar algunas..


"CB4: Que los estudiantes puedan transmitir información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado."
"CG3: Capacidad para apoyar a las personas para que sean capaces de manifestar las necesidades, puntos de vista y circunstancias."
"CE2: Capacidad para intervenir con personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades para ayudarles a tomar decisiones bien fundamentadas acerca de sus necesidades, circunstancias, riesgos, opciones preferentes y recursos"
"CE8: Capacidad para promover el crecimiento, desarrollo e independencia de las personas identificando las oportunidades para formar y crear grupos, utilizando la programación y las dinámicas de grupos para el crecimiento personal y el fortalecimiento de las habilidades de relación interpersonal."
"CE9: Capacidad para trabajar con los comportamientos que representan un riesgo para las personas, grupos y comunidades, identificando y evaluando las situaciones y circunstancias que configuran dicho comportamiento y elaborando estrategias de modificación de los mismos"
"CE14: Capacidad para potenciar a las personas, familias, grupos y comunidades a fin de que sean capaces de resolver las situaciones en las que se encuentren."

 Por lo tanto podemos ver como nuestra labor  como trabajadoras sociales a la hora de trabajar con terceras personas debe de ser educativa, ya que en nuestra intervención debemos ayudar a las personas para que sean capaces de manifestar las necesidades y sus circunstancias, y promover el cambio para que ellas mismas encuentren, la solución de los problemas ,fortaleciendo sus habilidades con el fin de incrementar su bienestar.
 Además nuestro ámbito de actuación no se limita a trabajar  solo con las personas que se ven afectadas por una problemática social, si no también con la sociedad, por lo tanto es necesario que realicemos proyectos  educativos de carácter inclusivo, para sensibilizar  a la población.
Finalmente podemos decir que si, que para desempeñar bien las funciones como futuras trabajadoras sociales,su rol debe de tener un carácter educativo donde se fomente las capacidades de la personas, para resolver sus problemas y de lugar a su empoderamiento, eliminando las malas pracsis asistencialistas o paternalistas.



-Elena Blázquez-

Comentarios

Entradas populares de este blog

El futuro está en la escuela inclusiva

PROYECTO III

PROYECTO IV